lunes, 4 de mayo de 2009

Jaime Gil de Biedma

Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
-como todos los jóvenes, yo vine
a llevarme la vida por delante.

Dejar huella quería
y marcharme entre aplausos
-envejecer, morir, eran tan sólo
las dimensiones del teatro.

Pero ha pasado el tiempo
y la verdad desagradable asoma:
envejecer, morir,
es el único argumento de la obra.

6 comentarios:

Meryone dijo...

también dijo que la vida nos atrapa porque realmente no es como la esperábamos

no te hacía lector de gil de biedma ni lo hacía por aquí

besos, nené que anduvo por aquí el finde...

Meryone dijo...

soy culpable de un delito de alusiones en mi blog, en la entrada que se llama "Meryone"

en el momento en que quieras que algo sea cambiado, ya sabes que si mandas un correo a la dirección que sale en el perfil, lo cambio.

es que hice un post tremendamente adolescente sobre meryone (o sea, autobiógráfico) y sabes que tenías que salir.

también entre la media docena de seres que merecerían el cielo si existiera, claro

besos

Chovio dijo...

que mítico entre los míticos, pero que grande!
Te linko a mi blog, que aunque con reducidas visitas debido a poco movimiento actualizador que tengo, por lo menos alguien lo verá.

Meryone dijo...

yo me lo planteo, pero sabes la opinión que me merece la gente que escribe mal...

tú es que me lees con buenos ojos. y yo te adoro por ello y por unas cuantas cosas más

besos

Meryone dijo...

alguien tiene muy abandonado el blog...

Meryone dijo...

Meryone ya no tiene facebook y sigue viendo tu futuro en twitter. Venga... porfa...

ps. dime que te llegan al mail los comentarios del blog porque si no, va a ser como si oyeras llover